Cuando el frío arrecia es difícil permanecer indiferentes, sobre todo si tenemos en casa a niños pequeños o a personas mayores. Reducir el consumo de calefacción, sin embargo, es necesario para aliviar las facturas energéticas y contribuir con el medioambiente.

Hay varios trucos para reducir el consumo de calefacción sin que eso signifique un trauma, o pasar frío. Toma nota de estos tips y aprende a ahorrar en la factura.

1. Regular el termostato y mantener la temperatura

Si bajas el termostato de 24°C a 19°C, estarás ahorrando un consumo energético del 20 %, ya que cada grado que subas te costará entre 4 y 8 %. De forma que mantener una temperatura es indispensable para reducir el gasto.

A final de año se notarán los beneficios.

2. Buen aislamiento

Es imprescindible que tus puertas, ventanas y techos estén bien sellados. Si no es así, la mayor parte del calor se escapa, y estarás pagando una enormidad de dinero que ni siquiera disfrutarás en calor.

Contar con un buen sistema de cristales térmicos puede ayudarte a disminuir un 30% del consumo energético.

3. Termostato programable

Tener un termostato programable te permitirá controlar las horas de mayor precio en el consumo.

A partir de las 6 de la tarde sube el precio del consumo energético porque a esa hora es cuando todo el mundo suele llegar a casa y encender la calefacción. Si utilizas un termostato regulable puedes programar el encendido en horas de menor consumo.

Además, al ser programable, el termostato solo funcionará mientras estés en casa, y si estás fuera permanecerá apagado. Puedes programarlo para que se encienda unos 10 minutos antes de que llegues, y así encontrar la casa caliente.

4. Termostatos en cada habitación

Es lógico, ya que las distintas estancias necesitan calefacción diferente. Si no estás usando tu dormitorio, la temperatura media puede ser de 17°, y la de la sala 20°, por ejemplo.

O, al contrario, las habitaciones con algo más de temperatura, y la cocina a 17°. Al ajustar las temperaturas de las diferentes estancias de la vivienda, puedes ahorrar entre 8 y 15 %.

5. Mantén los aparatos desenchufados

Móviles, tablets, electrodomésticos, todos los aparatos electrónicos que tengas déjalos desconectados mientras no los uses, ya que la mayoría usa electricidad latente aunque estén apagados.

6. Apaga el sistema de calefacción

Cuando salgas, apaga tu sistema de calefacción, y enciéndelo cuando llegues (o unos minutos antes si es inteligente). Es más económico apagarlo y encenderlo que dejarlo encendido las 24 horas del día.

Con esta práctica te ahorrarás hasta un 18 % en la factura de electricidad.

Y te damos un tip adicional para reducir el consumo de calefacción: en invierno utiliza alfombras en el suelo de las habitaciones, estas calientan y ayudan a mantener la temperatura. También es recomendable que utilices colores cálidos para cortinas, alfombras y cojines.

¿La razón? Los colores oscuros y cálidos absorben radiación solar, esto hace que la temperatura se eleve y no necesites grados de más en los termostatos.

Sin duda, para disfrutar del máximo ahorro nada más importante que decantarse por un equipo con una gran eficiencia energética. En nuestra selección de calderas encontrará los equipos más eficientes del mercado, con instalación incluida, sin duda una solución ideal para mejorar el confort y el ahorro de su hogar.