Calcular el consumo del aire acondicionado es una de las preocupaciones de los usuarios, en especial si ya tienen un equipo antiguo que es menos eficiente que los actuales.

La subida de la electricidad ha hecho que el interés sobre cómo calcular el consumo eléctrico de un aire acondicionado sea mayor, un gasto que se puede ver incrementado por nuestras costumbres, por el uso que hacemos de los aparatos.

Qué puede influir en el consumo del aire acondicionado

Existen muchas variables que hacen que un aire acondicionado consuma más o menos energía.

La temperatura a la que lo programamos

Cuando llega el calor no hace falta que tengamos la vivienda a una temperatura tan baja que nos obligue a taparnos para dormir.

De esta manera, cuanto más bajamos la temperatura del aparato más consumo tendremos. No hace falta tener la vivienda a 19 grados y de hecho los expertos recomiendan una temperatura entre 21 y 24 grados, más que suficiente para estar cómodos en verano.

El aislamiento de la vivienda

El aislamiento de las viviendas españolas no es su punto fuerte, en especial en los pisos más antiguos en los que las paredes son muy estrechas y carecen de cualquier tipo de aislamiento.

Lo mismo ocurre con muchas ventanas, de muy mala calidad y que dejan pasa el aire, haciendo que mientras intentamos enfriar el interior de nuestra casa el aire caliente de la calle se cuele por todas partes.

Una casa con malos aislamientos es un problema para el consumo del aire acondicionado, que será muy alto.

La eficiencia del aparato

Los aparatos de aire acondicionado antiguos no son tan eficientes como los actuales, de manera que el consumo del aire acondicionado en vatios será mayor en un aparato antiguo que en uno nuevo a igualdad de condiciones.

En este caso, lo único que podemos hacer para bajar el consumo es comprar un aire acondicionado nuevo

Cómo calcular el consumo del aire acondicionado

Antes de comprar un aparato podemos saber cuántos watts consume un aire acondicionado, de manera que se puede hacer un cálculo aproximado de lo que nos va a costar tenerlo encendido.

Para ello buscamos en la ficha técnica los kW de potencia. Aquí es importante fijarse en la potencia eléctrica y no en la de enfriamiento.

Una vez que sabemos los kW que gasta (es la energía que necesita en una hora) los multiplicamos por las horas que lo vamos a tener encendido.

Ahora viene lo difícil, y es conocer el precio del kW que desde hace unos meses varía cada hora. Podemos hacer una media teniendo en cuenta el precio del periodo en el que vamos a tener encendido el aire y lo multiplicamos por la cifra que hemos obtenido antes.

Por ejemplo, nuestro aire acondicionado tiene una potencia eléctrica de 3 kW y lo vamos a mantener encendido 10 horas. Eso hace un total de 30 kW, con un precio medio que podemos poner en 0,20 € de manera que cada día nos costará 6 euros. De esta manera, sabiendo cuántos watts tiene un aire acondicionado, calcular el consumo es sencillo.

Esta cifra es teórica, ya que dependiendo del calor del exterior, de la temperatura a la que programemos nuestro aire acondicionado y lo bien aislada que esté nuestra vivienda, el aparato no estará funcionando a su máxima potencia todo el tiempo.

Calcular el consumo del aire acondicionado es algo que podemos hacer en unos minutos, sabiendo que los cálculos nos darán el consumo máximo, que se alcanza en pocas ocasiones, solo en aquellas en las que las circunstancias son muy desfavorables.

Si quiere adquirir un equipo de aire acondicionado de buena calidad, en Eficonfort, encontrarás los mejores equipos.