No siempre es fácil elegir entre un calentador eléctrico o de gas para nuestro hogar. Realmente, cada persona tiene sus propias necesidades, por este motivo, hay que hacer un estudio previo antes de tomar una decisión errónea. Si bien es cierto, que los calentadores eléctricos están de moda, esto no quiere decir que los calentadores de gas no sean efectivos.

Por lo tanto, antes de decidirte a comprar alguno de los modelos existentes en el mercado, lo mejor es conocer sus ventajas y desventajas. Cualquier elección debe cumplir con nuestras expectativas, siendo el ahorro energético, uno de los factores que debemos tener en cuenta ante la subida continua del precio de la luz.

Calentador eléctrico o de gas: comparativa

¿Para mi hogar, un calentador eléctrico o de gas? Para empezar, debemos saber que esta polémica está servida desde hace tiempo. Todavía, son bastantes las personas que tienen información incorrecta o falsa sobre estos dispositivos tan necesarios en el hogar. Como bien sabemos, el agua caliente sanitaria es imprescindible en nuestras vidas, porque difícilmente podríamos ducharnos en los meses más fríos del año.

Calentadores eléctricos

Los calentadores eléctricos o termos eléctricos se caracterizan por usar la electricidad como principal fuente de energía. Son una opción que nos ofrece el agua caliente gracias a su depósito que se calienta mediante las resistencias eléctricas de su interior. Esto nos permite disponer de agua en cualquier momento y graduar la temperatura según nuestras preferencias.

Hoy en día existen modelos programables que nos permiten elegir la hora del encendido y apagado. Esta digitalización puede favorecer el ahorro en la factura de la luz, especialmente si contamos con tarifas de consumo nocturno, donde el precio del kW/h es más barato.

El principal inconveniente de estos equipos es que cuando el depósito se vacía pueden tardar varias horas en volver a calentarse, según el modelo y el tamaño del depósito.

Ventajas de los calentadores eléctricos

Si quieres conocer todos los beneficios que ofrece una caldera eléctrica, a continuación, enumeramos en esta lista los más importantes.

Calentadores de gas

Por su parte el funcionamiento del calentador de gas también es muy sencillo, porque basta con abrir el grifo para tener agua caliente. En este caso, una serie de quemadores serán los responsables de calentarla, solamente, cuando se vaya a utilizar.

A diferencia del calentador eléctrico, el uso del gas natural, porque el butano se emplea mucho menos, supone un gran ahorro para el bolsillo. Es una de las mejores alternativas para reducir el consumo energético, ya que este tipo de energía es más económica.

Ventajas de los calentadores de gas

Calentador eléctrico o de gas: comparativa

En definitiva, los calentadores de gas son una excelente opción de compra para las viviendas situadas en los lugares más cálidos. El motivo principal es que no se usa el agua caliente con tanta frecuencia. Por su parte, los termos eléctricos son más convenientes en las zonas frías, porque el uso es mucho mayor.

Por otra parte, el calentador eléctrico es muy recomendable cuando conviven pocas personas en el hogar. También es muy útil en segundas residencias, pues su mantenimiento es bastante sencillo.

Para concluir, con toda esta información que hemos compartido, esperamos haber esclarecido algunos detalles ante la disyuntiva: calentador eléctrico o de gas. Hay muchos modelos que reúnen las características necesarias para cubrir cada una de nuestras necesidades. En caso de duda, puedes solicitar nuestro asesoramiento gratuito y te ayudaremos a elegir el equipos más adecuado para tu instalación.