El aire acondicionado es un dispositivo muy importante a la hora de controlar la temperatura de una habitación o estancia y poder disfrutar de un mejor nivel de vida. El consumo de estos aparatos es quizás su único punto débil, ya que, si se utilizan constantemente y a una temperatura que no es la adecuada, causarán un incremento significativo en la factura de la luz. Saber cuál es la temperatura ideal del aire acondicionado para ahorrar jugará un papel fundamental en la factura de la luz.

Conocer esto permitirá controlar el gasto de consumo sin tener que renunciar a su uso, tanto en invierno como en verano.

A qué temperatura poner el aire acondicionado para ahorrar

El Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) sitúa en 26ºC la temperatura ideal para programar el aire acondicionado, consiguiendo que el cuerpo se adapte a una temperatura agradable mientras se realiza un mayor ahorro de energía.

Sin embargo, esta temperatura media “ideal” para ahorrar, varía dependiendo de los meses de invierno y verano, donde la temperatura ambiente cambia considerablemente.

Temperatura de aire acondicionado en invierno

La temperatura ideal del aire acondicionado para ahorrar en invierno debe estar dentro del rango de los 20 a 23 grados para conseguir el máximo ahorro sin tener que renunciar a disfrutar de una temperatura agradable.

Muchas personas prefieren poner el aire acondicionado en 20º en invierno pues así consiguen un mayor ahorro a la vez que reducen el impacto térmico al salir a la calle donde la temperatura es muy inferior en esta época del año.

Temperatura del aire acondicionado en verano

En verano, sí que es más interesante mantener la temperatura del aire acondicionado en 25 o 26ºC para maximizar el ahorro en electricidad y evitar cambios bruscos de temperatura al salir a la calle.

Otros consejos para ahorrar en tu aire acondicionado

Saber cómo ahorrar con el aire acondicionado es interesante para poder reducir la factura de consumo eléctrico sin tener que prescindir de disfrutar de la temperatura ideal en cada momento.

A continuación, ofrecemos una serie de recomendaciones que permitirán ahorrar en tu aire acondicionado.

Utilizar la programación del aire acondicionado

Los aparatos de aire acondicionado se pueden programar para que se enciendan y apaguen de forma automatizada. Realizar una programación para que el aire se encienda poco antes de llegar a casa evitará tener que acelerar su funcionamiento cuando se llegue a alcanzar la temperatura deseada lo antes posible, con el consiguiente ahorro energético.

Comprar aparatos de aire acondicionado de bajo consumo

En el mercado es posible adquirir modelos de aire acondicionado que vienen preparados para ahorrar energía y que, por lo tanto, conseguirán disminuir el gasto en electricidad durante su funcionamiento. Si el dispositivo incluye además el modo ECO, el ahorro energético puede elevarse hasta un 30%. Puedes consultar los equipos de aire acondicionado que tenemos disponibles aquí.

Realizar un buen mantenimiento

El aire acondicionado necesita un buen mantenimiento para poder funcionar de forma eficiente y conseguir que su consumo sea siempre el óptimo. Un aire acondicionado con filtros sucios consumirá más energía eléctrica, por ejemplo.

 

Hemos visto a qué temperatura poner el aire acondicionado para ahorrar en la factura de la luz. Dependiendo de la época del año será mejor ajustar la temperatura dentro del rango de los 20 a los 26º para conseguir un ahorro significativo del gasto en electricidad y cuidar la salud y el bienestar al mismo tiempo. Puedes consultar los equipos de aire acondicionado que tenemos disponibles aquí.