El proceso de mantenimiento de una caldera que funciona con gas es un procedimiento que debe llevarse a cabo periódicamente, ya sea una vez al año o en cada cambio de temporada.  De esa manera se garantiza su adecuada operación, evitando problemas de salud en las personas que habitan en el recinto.

La mayoría de labores de mantenimiento de una caldera deben ser llevados a cabo por un profesional especializado para garantizar la eficacia de los resultados del equipo. No obstante, los usuarios también podemos realizar algunas labores que favorezcan su buen funcionamiento. A continuación, te hablaremos acerca del mantenimiento preventivo que requieren estos equipos.

¿Cómo se hace el mantenimiento preventivo básico de una caldera?

Para realizar el mantenimiento de una caldera es necesario llevar a cabo algunas acciones diarias, semanales, semestrales y anuales, tales como:

A diario

Es necesario que todos los días se verifique el nivel de combustión de agua, y hacer la purga del fondo, la superficie y el nivel. También se debe hacer el tratamiento del agua de acuerdo con el cronograma establecido y ajustar la temperatura y presión del agua con la que se alimenta el aparato. Otros aspectos a observar son la presión del gas y su temperatura de combustión.

Semanalmente

Todas las semanas se debe verificar que las luces y alarmas funcionen de manera correcta, el estado del cierre de la válvula de combustible, así como algunas condiciones anormales en relación con algún ruido, filtraciones o vibraciones atípicas.

Semestralmente

Cada seis meses es necesario hacer las respectivas inspecciones del refractario, la revisión de los elementos eléctricos y hacer la alineación del compresor.

Anualmente

Con una periodicidad anual es muy importante realizar una inspección completa del interior del recipiente, así como de la cámara de agua. También es necesario deshollinar los tubos de fuego y hacer un proceso de limpieza profunda.

Recomendaciones previas al mantenimiento de una caldera

De acuerdo con la opinión de los expertos, es importante tener en cuenta una serie de consejos antes de hacer el mantenimiento de una caldera, tales como:

Contrario a lo que solemos pensar, el trabajo de mantenimiento de las calderas no resulta caro, por lo que es una inversión importante que puedes realizar sin que llegue a afectar al presupuesto familiar.

Si estás buscando renovar tu equipo no olvides visitar nuestro catálogo de calderas dónde encontrarás el equipo que mejor se adapte a tus necesidades.