Si estamos pensando en renovar la caldera es muy posible que nos estemos preguntando qué es una caldera de condensación, puesto que si usamos el gas como combustible habremos visto que hay una enorme cantidad de calderas de este tipo.

Antes de decidirnos por ella al hacer el cambio es importante saber cómo funciona una caldera de este tipo, pues lo mejor para no equivocarnos al elegir es estar bien informado y saberlo todo sobre este tipo de calderas.

Qué es una caldera de condensación

En las calderas de gas se produce una combustión. El agua se calienta gracias al calor que proviene de quemar el gas y cuando se quema un combustible siempre se produce humo que sale a la atmósfera.

Ese humo puede llegar a alcanzar los 120 grados y lo que hacen las calderas de condensación es recuperar una parte de ese calor para reutilizarlo, de forma que el humo sale a unos 45 grados.

Dicho de otra manera, una caldera de este tipo permite ahorrar alrededor de un 30 % en la factura del gas y reduce a menos de la mitad las emisiones de partículas contaminantes.

Podemos ayudarle

Si necesitas cambiar su equipo, una caldera de condensación puede ser tu mejor elección. Puedes consultarnos para recibir una ayuda personalizada aquí. También puedes acceder a la sección de calderas de condensación de nuestra web directamente aquí.

Cómo funciona una caldera de condensación

Para saber cómo funciona una caldera de condensación podemos ir a la cocina, y poner agua a hervir. Cuando el vapor comienza a salir en la cazuela y toca la tapa (que está más fría) el agua se condensa y vuelve al estado líquido.

Los humos de la combustión del gas contienen agua caliente y que al condensarse desprende energía, la cual las calderas de condensación aprovechan para precalentar el agua antes de calentarla de nuevo con el gas.

Además, el humo está caliente y también son capaces de aprovechar el calor de ese humo con el fin de que el agua entre ya tibia, por lo que se necesita menos gas para que alcance la temperatura óptima con la que vuelve a nuestro sistema de calefacción.

Cuáles son las ventajas de una caldera de condensación

La instalación de calderas de condensación tiene una serie de ventajas que hacen que sea una de las mejores opciones para calentar nuestra casa si tenemos acceso al gas por canalización o gas ciudad.

Ahorro en la factura

Una de las ventajas más evidentes es el ahorro de combustible y en la factura, algo que notaremos mucho ahora cuando el gas ha sufrido incrementos notables de precio.

Se calcula que una caldera de condensación consume un 25 % menos, de forma que la cantidad de dinero que evitaremos pagar es considerable.

Contaminan menos

Consumir menos gas significa contaminar menos. Las emisiones de óxido de nitrógeno y dióxido de carbono se reducen en un 70 %, mejorando el aire de nuestras ciudades que es el que respiramos cuando salimos a la calle.

Ya hemos explicado qué es una caldera de condensación y sus ventajas la hacen ideal para sustituir a las calderas más antiguas, puesto que solo con el ahorro de combustible pagaremos el coste de la nueva caldera en unos meses, además de que quemaremos gas más tranquilos sabiendo que no estamos contaminando tanto.

Si quieres consultar nuestra sección de calderas de condensación, puedes hacerlo aquí, o ponerte en contacto con nosotros directamente para que te ayudemos a elegir la mejor para ti.